diumenge, 6 de juny de 2010

Lenin mantuvo durante años un ´affaire´ que cortó para no seguir en la cuerda floja con su esposa, Nadia

Centenario de un triángulo rojo
 

JOSÉ MARÍA PUIG DE LA BELLACASA  - LA VANGUARDIA 05/06/2010
 
La URSS evitó airear la relación amorosa, en posible colisión con la dedicación a una gran causa
La chispa saltó hace ahora un siglo. Vladimir  I. Lenin sintió una pasión profunda por una mujer entusiasta de la causa revolucionaria, Inessa Armand, que se enamoró de él y que vio y oyó por primera vez al líder en París en 1909. Lenin se convirtió en su amante. Esta mujer, nacida en París y casada con Alexander Armand, hijo de un rico industrial textil ruso, se prendó de Lenin en un café de París, en la rue d´Orléans. Inessa tenía 35 años; Vladimir, 39. Inessa - nacida en París en 1874-era una mujer de gran coraje y valentía, lealtad y amplia visión política y feminista; estaba profundamente comprometida con la causa de las mujeres y del progreso social y trabajaba para ayudar a prostitutas y mujeres pobres. Como recuerda la escritora y crítica inglesa Lesley Chamberlain, "el affaire de Lenin con Inessa se intensificó en 1910 y se prolongó en 1911 en Longjumeau, cerca de París, cuando Inessa dirigió allí una escuela revolucionaria a instancias de Vladimir. Nadia Krupskaya, esposa de Lenin, no mostró animadversión hacia Inessa, pero insistió en cambiar de barrio. Los amantes, no obstante, siguieron viéndose esporádicamente. Inessa volvió a Rusia para apoyar a los bolcheviques, pero en enero de 1913 Lenin dio por finalizada la relación en el plano sentimental, pues le restaba unas energías que quería dedicar por entero a la revolución" (The Times Literary Supplement,3/ VII/ 2009). ...