dijous, 11 de març de 2010

La armadura como símbolo de poder


El Prado muestra la simbología de la armadura en el retrato de corte

Poder de acero

JUSTO BARRANCO - LA VANGUARDIA - 10/03/2010

Felipe II no fue un entusiasta del retrato armado: prefirió ser pintado como primer funcionario del reino

La armadura como símbolo del poder. Con frecuencia, del poder absoluto. Desde principios del siglo XVI hasta finales del XVIII ningún elemento caracterizaba de manera más ejemplar a reyes, emperadores, príncipes y nobles que el trabajado acero de sus corazas, con las que se hicieron retratar por los grandes maestros del momento. Pero, ciertamente, la presencia de la armadura no siempre significó lo mismo. Como muestra la nueva exposición que acaba de inaugurar el Museo del Prado bajo el título de El arte del poder,si en algunos casos se trataba de inmortalizar y predicar la victoria imperial en batallas decisivas como la de Mühlberg, en otros se trataba de afrontar incertidumbres en la sucesión, colocando la armadura en los cuadros al heredero niño y asociándolo así con el poder. Incluso, a partir de cierto momento, la fuerte simbología anterior se relaja y armaduras, rodelas - escudos redondos que cubrían el pecho en el combate con espadas-y celadas - la parte de la armadura que cubría la cabeza-se convierten en repertorio de diversos tipos de pintura de la época. ...



Armaduras en el Prado

La exposición El arte del Poder confronta las pinturas de la pinacoteca con piezas de la Real Armería



ELCULTURAL.es 08/03/2010 )

Treinta y cinco pinturas se enfrentan a treinta y una piezas de la Real Armería de Madrid -considerada, junto con la imperial de Viena, la mejor colección del mundo-, para narrar la evolución y el impacto que tuvo el retrato de corte entre los siglos XVI y XVIII. Cabe destacar la exhibición conjunta de Carlos V, a caballo en Mühlberg de Tiziano junto a la impresionante armadura ecuestre del emperador, auténtica obra maestra realizada por Desiderius Helmschmid, uno de los armeros más importantes del siglo XVI. La exposición de pinturas junto a este tipo de piezas, de gran tamaño, ha hecho necesario establecer un sistema especial de acceso con el fin de garantizar un aforo máximo regular durante todo el horario da apertura. Por este motivo, todas las entradas se expedirán con hora de acceso establecida, lo que hace recomendable su compra anticipada para poder seleccionar la fecha y hora de acceso más conveniente a cada visitante.

Partiendo de la muestra celebrada en la National Gallery of Art de Washington el pasado año, la exposición El Arte del Poder se presenta ahora en el Museo del Prado con un proyecto más completo que gira en torno al verdadero significado de las piezas de armería y su representación en la pintura explorando expositivamente un tema inédito, tratado únicamente hasta ahora de forma accesoria en algunos estudios relacionados con la historia del retrato.

Desde principios del siglo XVI hasta finales del XVIII ningún elemento formaba parte tan relevante de las características esenciales de la imagen del gobernante europeo como la armadura. Monarcas, emperadores, príncipes y nobles se hicieron retratar con ella conscientes de su simbólica asociación al poder. “El arte del poder. La Real Armería y el retrato de corte” incide precisamente en el papel trascendente de la Armería como colección de referencia en el desarrollo del género del retrato armado para mostrar la fortuna de la dinastía y su poder dominante en Europa.

La exposición recoge una cuidada selección de piezas forjadas por los armeros más relevantes del Renacimiento como los hermanos Negroli, la familia Helmschmid o Wolfgang Grosschedel, junto a esculturas del taller de Leone y Pompeo Leoni, un tapiz procedente de Patrimonio Nacional, que incluye un retrato armado de Carlos V, y obras de los más importantes pintores del momento como Tiziano, Rubens y Velázquez, procedentes del Museo del Prado y otras instituciones nacionales e internacionales, estableciendo entre ellas una profunda relación en la expresión de la representación del poder y la ideología de los monarcas españoles.

La Real Armería de Madrid
La Real Armería de Madrid fue fundada en el momento de máximo esplendor internacional de la Corona. Creada en gran parte por el Emperador Carlos V (1500- 1558) y su hijo, Felipe II (1527-1598), alberga las armas personales de los reyes españoles y también varios trofeos militares y presentes diplomáticos y familiares que se convierten en vehículos esenciales para transmitir una ideología de poder y un testimonio de la realidad histórica de España y Europa en los siglos del Renacimiento y el Barroco, hasta llegar a sus últimos ecos bajo la dinastía borbónica del siglo XVIII. Con ejemplos desde el siglo XIII, se debe a la voluntad, manifestada en su testamento, de Felipe II y continuada por sus sucesores, de vincular los bienes del soberano a la corona de forma que no fueran objeto de repartos y divisiones testamentarias.

Estructurada en una introducción y cuatro secciones monográficas - El retrato de corte y las armerías de Carlos V y Felipe IILa ausencia de retratos armados en la segunda mitad del siglo XVI y su recuperación con Felipe III príncipe,La Real Armería en la pintura de corte del siglo XVII y El retrato borbónico en armadura: la tradición francesa y española-, la exposición ofrecerá una amplia panorámica de los matices que ofrece la relación entre las armaduras y las pinturas. Junto a las 35 pinturas y 31 piezas de la armería real que constituyen el eje de la muestra, se exhibirán un tapiz, medallas y esculturas que enriquecen las conexiones entre ambos conjuntos.

El recorrido se iniciará con una sala introductoria que tiene como finalidad enmarcar la importancia de las colecciones reales de armería y pintura en las cortes renacentistas y barrocas, así como sus vínculos ideológicos y temáticos. En esta sala destacan la Celada de parada del emperador Carlos V con el símbolo del Toisón de Oro, que pone de manifiesto la condición del monarca como gran maestro de la prestigiosa orden de caballería, y la Borgoñota del emperador Carlos V, que simboliza la victoria del cristianismo sobre el Islam; junto a pinturas de Velázquez, Rubens y Teniers. También se podrán observar los documentos en los que se reflejan las órdenes dadas a la Real Armería para permitir el acceso de Velázquez y Rubens a la colección y así poder copiar al detalle las piezas.