dissabte, 12 de desembre de 2009

Historia de los perversos. Atrapados por el lado oscuro

De los místicos a Bin Laden, Élisabeth Roudinesco traza una historia de la perversión

IGNACIO VIDAL-FOLCH - EL PAÍS, Barcelona - 27/02/2009


Élisabeth Roudinesco (París, 1944), historiadora y docente en la universidad de París VII, ha escrito un ensayo histórico sobre Nuestro lado oscuro, recién editado por Anagrama, donde reúne algunos casos señeros de lo que a lo largo de los siglos se ha considerado la cima de la perversión.

El libro funciona como un breve catálogo de infames y proscritos
Sade se horrorizó de sus transgresiones cuando el terror las hizo realidad
Roudinesco: "Las políticas para erradicar el mal sólo provocan más mal"
"Osama representa el asesinato por el asesinato", afirma la autora

Se trata de un breve catálogo de infames y proscritos, que empieza con los místicos medievales flagelantes cuando empiezan a convertirse en un problema de orden público y religioso y a ser vistos como poseídos por las pasiones demoniacas que pretendían vencer; que prosigue con Gilles de Rais, el noble francés y soldado caballeresco que asesinó de la forma más cruel y repulsiva a más de trescientos niños, y al que Georges Bataille dedicó un ensayo seminal; continúa con la aventura patética del marqués de Sade, fabulador deseoso de transgresiones que cuando vio realizadas por el Terror de la Revolución le horrorizaban; prosigue con los paradigmas de perversión en el mundo positivista del siglo XIX; con algunos de los grandes criminales del régimen nazi, entre los cuales destacan el doctor Mengele y Rudolf Höss, comandante de Auschwitz y exterminador bienpensante -según su autobiografía, redactada mientras era juzgado en Núremberg- de judíos, gitanos y malhechores a los que afirmaba creer que hacía un favor al matarlos. Y por fin se centra en algunas figuras de la contemporaneidad que pueden ocupar el lugar abandonado por las conductas y colectivos -masturbadores, homosexuales o brujas- desclasificados de la lista de las perversiones. Entre esas figuras, la de los transexuales: "Después de escribir un libro sobre La familia en desorden, me preguntaba quién, qué colectivo, una vez que el homosexual se libera de la condición de perverso y entra en el ámbito de la familia, encarnaría a partir de ese momento la idea, el papel de lo perverso. La transexualidad es una cuestión muy extraña relacionada con la capacidad de transformar el propio cuerpo, como los místicos de antaño", sostiene Roudinesco, en conversación ayer con este diario.

Nuestro lado oscuro es un libro en la estela de Foucault. El autor de Vigilar y castigar solía hacer una investigación histórica sobre un tema determinado para, a partir de esa investigación, tratar de encontrar una idea que se saliera de lo establecido por el sentido común, alguna idea renovadora. Roudinesco opera también así, y de hecho se remite a Foucault, quien en su Historia de la sexualidad había previsto un capítulo sobre los perversos, que no llegó a escribir. En su ensayo se pregunta quiénes son los perversos, cómo se les señala, se les detecta, se les define como tales, qué cambios históricos afectan a esas definiciones, como se desclasifica tal o cual perversión. "Antes de empezar ya tenía muy clara la idea de partida y es la siguiente: a partir del momento en que se quiere evacuar el mal del cuerpo social y formar una sociedad tranquilizadora, segurizante, libre de pecado, que en vez de dejar actuar la heterogeneidad que mientras haya humanidad siempre existirá lucha contra ella con la idea de una tolerancia cero, que se erradicará del todo el mal, empezamos a construir una sociedad perversa. Yo no soy ni mucho menos laxista ni relativista, pero creo que cuantas más políticas de erradicación del mal se orquesten, más se fabrica el mal. Hay que dejar al sujeto la posibilidad de cambiar. Una sociedad como la nuestra que profesa semejante culto a la transparencia, la vigilancia y la abolición de su parte maldita es una sociedad perversa, en la que teorías de liberación que de entrada pueden ser muy justas se vuelven lo contrario".

En la galería de personajes de Nuestro lado oscuro destaca el caudillo de Al Qaeda, Osama Bin Laden, adalid de "la representación del asesinato por el asesinato". Bin Laden recuerda a aquellos genios nihilistas de las ficciones subculturales que deseaban destruir el mundo. Pero según Roudinesco, el líder de Al Qaeda recuerda más bien al protagonista de la novela El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde: un hombre de la mejor sociedad, educado en la excelencia, entregado a todas las depravaciones, vicios y perversiones, permanece físicamente juvenil e intocado por ellas, que se reflejan sólo en su retrato al óleo. El personaje Dorian Gray es de una gran belleza física, de una gran inteligencia, como Bin Laden, que de joven era muy guapo, creció en una familia muy próspera, conoció y apreció la civilización occidental... y en su interior empezó a germinar la inversión de lo que había sido, la metamorfosis.

"No sé si usted se ha fijado", dice Roudinesco, "pero cada vez que filman a Bin Laden se vuelve más y más feo. El crimen se muestra en los rasgos de la cara. Fíjese en las fotos. No es sólo cuestión de que envejezca. Es un personaje inquietante, diabólico".

Como geniecillo menor de la perversión y resumen de su tesis Roudinesco comenta la deriva del fiscal Starr, el que le hizo la vida imposible al presidente norteamericano Clinton y buscó desesperadamente una mancha de semen en un vestido de Monica Lewinsky: "Un gran perverso. Todos los grandes fiscales, fiscales del alma, que quieren sanear el fondo de nosotros mismos están forzosamente habitados, ellos mismos, por el diablo, hechizados por el mal que ven en los demás. El puritanismo es una teoría perversa".


Galería de abyectos

- Margarita María Alacoque se alimentó de vómito y en una ocasión se introdujo en la boca los excrementos de una disentérica subrayando que aquel contacto suscitaba en ella una visión de Cristo.
- Catalina de Siena declaró un día no haber comido nada tan delicioso como el pus de los pechos de una cancerosa.
- Gilles de Rais, mariscal de Francia (en la imagen), hacia sufrir las peores sevicias a niños secuestrados y los sodomizaba en plena agonía.
- El marqués de Sade preconizó el sexo libertino y acciones extravagantes como encular un pavo (entre otros).
- Rudolf Höss, comandante de Auschwitz, entra en la cámara de gas ansioso de saber qué se siente. La experiencia, escribe, le tranquiliza.
- Peter Singer, filósofo australiano, considera un acto criminal comer animales y aboga contra los "inmundos comedores de bocadillos de jamón". Llevando al extremo sus creencias, hace apología de la zoofilia y defiende el matrimonio con las bestias.



33 <b>Historiadora del psicoanálisis</b> 8 Élisabeth Roudinesco, ayer en el Instituto Francés de Barcelona.
Historiadora del psicoanálisis  Élisabeth Roudinesco en el Instituto Francés de Barcelona.
ELENA HEVIA,  EL PERIÓDICO, 27-2-2009

«Si el mal no existiera no sabríamos lo qué es el bien». La frase es de Georges Bataille pero a la pensadora francesa Élisabeth Roudinesco (París, 1944), toda una eminencia en la historia del psicoanálisis, le sirve para normalizar la perversidad, un concepto más cercano de lo que solemos imaginarnos. O eso es lo que pretende su ensayo Nuestro lado oscuro. Una historia de los perversos (Anagrama). Todos somos perversos. Pero, sin caer en la criminalidad, unos más que otros y con una consideración social que se transforma con los siglos.

Con esclarecedor didactismo, que evidencia su dedicación universitaria, Madame Roudinesco puntualizó ayer en el Instituto Francés de Barcelona que su interés por la materia procede de un encargo, una conferencia en Belo Horizonte, Brasil, que la llevó a catalogar a los perversos de la historia: flagelantes, místicos, niños masturbadores e histéricas, entre otros. Solo en ese contexto puede aceptarse la precisión de la erudita: «no es lo mismo masturbar un caballo que violar una gallina», en relación a una de las últimas perversiones con vigencia, la zoofilia.

¿Qué es lo perverso? Es un concepto variable. «Originalmente, el término significaba a contranatura y se aplicaba a los que practican el sexo de forma antiprocreativa, como los homosexuales, consideración que, por fortuna, hoy en día solo defiende el Papa». Actualmente, con todas las variables sexuales permitidas por ley, «mientras sean entre adultos y con consentimiento mutuo», la perversión ha reducido su hábitat natural y solo puede aplicarse a «aquellos que gozan haciendo daño al otro, o tratándolo como un objeto».

Desde la Edad Media hasta nuestros días, Roudinesco convoca a seres tan despreciables como Gilles de Rais, mariscal de Francia, compañero de armas de Juana de Arco y... asesino serial avant-la-lettre que descuartizó a más de 300 niños en orgías cuidadosamente teatralizadas o tan trangresores como el marqués de Sade, que poca presentación necesita, sin olvidar, ya en el siglo XX, la calculada organización de los campos de exterminio nazis. «Nada es comparable a aquello».

El penúltimo modelo de perversión, según Roudinesco, se materializó sobre el cielo de Nueva York la mañana del 11 de septiembre del 2001. «No estoy diciendo que cualquier terrorista sea perverso por el hecho de participar en una guerra. Pero en esta ocasión todo fue cuidadosamente calculado, los pilotos se perfumaron, llevaban inscripciones sexuales sobre las vírgenes que les esperarían en el Edén, sabían que se filmaría el goce de su muerte y que las imágenes encerrarían una aterradora belleza».

Normas patológicas

Pese a esos estallidos, el siglo XXI está jugando con el espejismo de que es posible erradicar la perversión, algo que a la historiadora le parece altamente peligroso. «Hay una serie de tendencias que se dirigen a ese objetivo y que corren el riesgo de provocar efectos perversos», advierte. Sería el caso, según la autora, de los movimientos para la liberación animal «que prohiben comer cualquier tipo de bestia y promulgan el ¡matrimonio! entre animales y humanos». Más generalizado, pero también potencialmente peligroso, es el higienismo médico que intenta regular la cantidad de alcohol que podemos ingerir e impedir el consumo de tabaco. «Si esta tendencia se exacerba la perversión se situará en la norma y no en el individuo».

Bibliografía en castellano de las obras citadas en Nuestro lado oscuro, de Élisabeth Roudinesco
Fuente:Antonio José Fernández...

ADORNO, Theodor W, Escritos sociológicos 1, Madrid, Akal,
2006, traducción de Agustín González Ruiz.
ARENDT, Hannah, Eichmann en Jerusalén, Barcelona, Lumen,
2003, traducción de Carlos Ribalta.
AULAGNIER,Pera, Jean CLAVREUL, Fran<;:oisPERRIER,Guy RoSOLATOy
Jean-Paul VALABREGA, El deseo y la perversión,
Buenos Aires, Sudamericana, 1984.
BALZAC,Honoré de, Esplendoresy miserias de las cortesanas, Barcelona,
Bruguera, 1980, traducción de J. R. Mestre.
-, La comedia humana, Madrid, Aguilar, 1987, traducción de
Rafael Cansinos Asséns.
-, Papá Goriot, en Obra completa, Madrid, Espasa-Calpe,
2001, traducción de Joaquín de Zuazagoitia Azcorra.
-, Ilusiones perdidas, Barcelona, RBA, 2008, traducción de Pablo
Zambrano Carballo.
BARTHES,Roland, Sade, Fourier, Loyola, Madrid, Cátedra,
1997, traducción de Alicia Martorell.
BATAILLE, Georges, El verdadero Barba-Azul (La tragedia de Gilles
de Rais), Barcelona, Tusquets, 1983, traducción de Carlos
Manzano.
-, La literatura y el mal, Madrid, Taurus, traducción de Lourdes
Ortiz, 1987.
-, La parte maldita, Barcelona, !caria, traducción de Francisco
Muñoz de Escalona, 1987.
-, El erotismo, Barcelona, Tusquets, traducción de Antoni Vicens
Lorente y Marie-Paule Sarazin, 2007.
BAUDELAIREC,harles, Las flores del mal, Madrid, Cátedra, 2008,
traducción de Alain Verjat.
BAUDRILLARD, Jean, El pacto de lucidez y la inteligencia del
mal
, Madrid, Amorrortu, 2008, traducción de Irene
Agoff.
BERNADAC,Christian, Los médicos malditos, Barcelona, Caralt,
1979, traducción de Manuel Castillo.
BETTELHEIM, Bruno, Sobrevivir: el holocausto una generación después,
Barcelona, Crítica, 1981, traducción de Jordi Beltrán.
BONNET,Gérard, Las perversiones sexuales, México, Cruz, 1992,
traducción de J. C. Cruz y J. A. Robles.
BUTLER,Judith, Lenguaje, poder e identidad, Madrid, Síntesis,
2004, traducción de Javier Sáez y Beatriz Preciado.
CANGUILHEM,Georges, Lo normal y lo patológico, Buenos Aires,
Siglo XXI, 1971 traducción de R. Potschart.
CERTEAU,Michel de, La fábula mística, México, Universidad
Iberoamericana, 2004, traducción de Jorge López Monctezuma.
COPPENS,Yves, y Pascal PICQ, eds., Los orígenes de la humanidad,
Madrid, Espasa-Calpe, 2004, traducción de Fabián
Chueca.
CORBIN,Alain, El perfume o el miasma: el olfato y lo imaginario
social
. Siglos XVIII y XIX, México, Fondo de Cultura Económica
2002, traducción de Carlota Vallée Lazo.
-, Jean-Jacques COURTINEy Georges VIGARELLO. Historia del
cuerpo
, vol. I, Madrid, Taurus, 2005, traducción de Mónica
Rubio y Núria Petit.
DARWIN,Charles, El origen del hombre y la selección en relación
al sexo
, Madrid, Edaf, 1986, traducción de Julián Aguirre.
-, El origen de las especies,Madrid, Espasa-Calpe, 2000, traducción
de Antonio Zulueta.
DAVIDSON,Arnold, La aparición de la sexualidad, Barcelona, Alpha
Decay, 2004, traducción de Gabriel López Guix.
DECLERCK,Patrick, Los naufragos: con los indigentes de París,
Madrid, Asociación Española de Neuropsiquiatría, 2006
traducción de Julián Mateo Ballorca.
DELEUZE,Gilles, Presentación de Sacher-Masoch, lo frío y lo cruel,
Buenos Aires, Amorrortu, 2001, traducción de Irene Agoff
DERRIDA,Jacques, De la gramatología, Buenos Aires, Siglo XXI,
1971, traducción de Oscar del Barco y Camada Ceretti.
-, Espectros de Marx: el Estado de la deuda, el trabajo del duelo
y la nueva Internacional
, Madrid, Trotta, 1998, traducción
de Cristina de Peretti y José Miguel Alarcón.
-, Canallas, Madrid, Trotta, 2005, traducción de Cristina de
Peretti.
-, El animal que luego esto y si(gui)endo, Madrid, Trotta, 2008, traducción
de Cristina de Peretti y Cristina Rodríguez Maciel.
-, y Élisabeth ROUDINESCO,Y mañana qué, Buenos Aires,
Fondo de Cultura Económica 2003, traducción de Víctor
Goldstein.
DRUMONT, Édouard, La Francia judía, J.M.J., Barcelona,
1889, traducción de Rafael Pijoán.
EYSENCK,Hans Jurgen, La desigualdad del hombre, Madrid,
Alianza, 1987, traducción de Natividad Sánchez Sáinz-Trápaga.
FLAUBERT,Gustave, Madame Bovary, Madrid, Espasa-Calpe,
1999, traducción de Pedro Vauces.
-, Historia de la sexualidad, Madrid, Siglo XXI, 2005, traducción
de Tomás Segovia.
-, Herculine Barbin, llamada Alexina B., Madrid, Talasa, 2007,
traducción de Antonio Serrano González.
-, Sexualidad y poder, sexualidad y soledad. La ética del cuidado
de sí como práctica de la libertad (selección)
, Barcelona, Folio,
2007, traducción de Ángel Gabilondo Pujol.
FOUCAULT,Michel, Historia de la locura en la época clásica, Madrid,
Fondo de Cultura Económica, 1997, traducción de
Juan José Utrilla.
FREUD, Sigmund, Obras completas, Buenos Aires, Amorrortu,
1982, traducción de José Luis Etche.
GOLDENSON,Lean, Las entrevistas de Nuremberg, edición e in-
251
troducción de Roben Gellately, Madrid, Taurus, 2004, traducción
de Teresa Carretero, Amado Diéguez Rodríguez y
Miguel Manínez- Lage.
GOLDHAGEN,Daniel Jonah, Los verdugos voluntarios de Hitler,
Madrid, Taurus, 1997, traducción de Jordi Fibla.
HILBERG,Raul, La destrucción de losjudíos de Europa, Madrid,
Akal, 2005, traducción de Cristina Piña Alado.
HILLEL,Marc, En nombre de la raza, Barcelona, Noguer, 1975,
traducción de Felipe Ximénez de Sandoval.
HOCHHUTH, Rolf, El vicario, México, Grijalbo, 1969, traducción
de Agustín Gil.
HORKHEIMER,Max, y Theodor W ADORNO, Dialéctica de la
ilustración
, Madrid, Akal, 2007, traducción de Joaquín
Chamorro Mielke.
HUGO, Victor, Los miserables, Barcelona, Destino, 2002, traducción
de Nemesio Fernández Cuesta.
HUYSMANS,Joris-Karl, Santa Liduvina de Schiedman, Madrid,
Vda. de P. Pérez, 1920, traducción de Luis Cánovas.
-, Alld lejos, Madrid, Valdemar, 2002, traducción de Guillermo
López Gallego.
JONES,Ernest, Vida y obra de Sigmund Freud, Barcelona, Anagrama,
2003, traducción de Mario Carlisky y José Cano
Tembleque.
KAFKA,Franz, La metamorfosis y otros cuentos, Madrid, Siruela,
2006, traducción de José Rafael Hernández Arias.
KERSHAW,Ian, Hitler, 1936-1945, Barcelona, Península, 2005,
traducción de José Manuel Álvarez Flórez.
KHAN, Masud, Alienación en las perversiones, Buenos Aires,
Nueva Visión, 1987.
KOGON,Eugen, El estado de la ss: el sistema de los campos de concentración
alemanes
, Barcelona, Alba, 2005, traducción de
Enrique Gimbernat.
KRAFFT- EBING,Richard von, Psychopathia sexualis, Valencia, La
Máscara, 2000, traducción de Manuel Talens.
KRrSTEvA,Julia, Poderes de la perversión, México, Siglo XXI,
1988, traducción de Nicolás Rosa.
LACAN, Jacques, Escritos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2005, traducción
de Tomás Segovia
LANZMANN,Claude, Shoah, Madrid, Arena, 2003, traducción
de Federico de Carlos Otto.
LARDREAU,Guy, y Christian JAMBET,El dngel. Ontología de la
revolución
, Barcelona, Ucronia, 1979, traducción de Alberto
Cardín.
LE BRUN,Annie, Sade.De pronto un bloque de abismo, Córdoba,
Argentina, Ediciones Literales, 2002, traducción de Silvio
Mattoni.
LE RrDER,Jacques, Michel PLON, Henri REy-FLAUDy Gérard
RAULET,Sobre el malestar en la cultura, Buenos Aires, Nueva
Visión, 2005.
LEVER,Maurice, Donatien Alphonse Franfois, marqués de Sade, Barcelona,
Seix Barral, 1994, traducción de Pilar Giralt Gorina.
LEVI,PRIMO,Si esto es un hombre, Barcelona, El Aleph, 2006,
traducción de Pilar Gómez Bedate.
-, Los hundidos y los salvados, Barcelona, El Aleph, 2008, traducción
de Pilar Gómez Bedate.
LÉVI-STRAUSSC,laude, Antropología estructural, Barcelona, Paidós,
2000, traducción de Eliseo Verón.
LITTELL,Jonathan, Las benévolas, Barcelona, RBA, 2007, traducción
de María Teresa Gallego Urrutia.
LORENZ,Konrad, Sobre la agresión, Madrid, Siglo XXI, 1985,
traducción de Armando Pérez.
-, Fundamentos de la etología, Barcelona, Paidós, 2000, traducción
de Roberto Bein.
MAILER,Norman, El castillo en el bosque, Barcelona, Anagrama,
2007, traducción de Jaime Zulaika.
McDOUGALL, Joyce, Alegato por una cierta anormalidad, Buenos
Aires, Paidós, 2004.
MrCHELET,Jules, La bruja: un estudio de las supersticiones en la
Edad Media
, Madrid, Akal, 2006, traducción de Rosina
Lajo y María Victoria Frígola.
MICHON, Pierre, Vidas minúsculas, Barcelona, Anagrama, 2002,
traducción de Flora Botton-Burlá.
MILLOT, Catherine, Exseso: Un ensayo sobre el transexualismo,
Barcelona, Paradiso, 1984, traducción de Cristina Davie.
-, Gide, Genet, Mishima. La inteligencia de la perversión, Buenos
Aires, Paidós, 1998, traducción de Jorge Piatigorsky.
MILNER,Jean-Claude, La política de las cosas, Málaga, Miguel
Gómez, traducción de Jesús Ambel.
PAINTER,George D., Marcel Proust, Barcelona, Lumen, 1992,
traducción de Andrés Bosch Vilalta.
PALADIO, obispo de Aspuna, El mundo de los Padres del desierto: La
historia lausíacalPaladio
, Sevilla, Apostolado Mariano, 1991,
versión, introducción y notas de León E. Sansegundo Valls.
POLlAKOV,Léon, Auschwitz, Barcelona, Orbis, 1987, traducción
de Alfredo Pastor Bodmer.
PROUST,Maree!, En busca del tiempo perdido, Madrid, Alianza,
2007, traducción de Pedro Salinas.
ROTH, Philip, El mal de Portnoy, Barcelona, Seix Barral, 2007,
traducción de Ramón Buenaventura.
ROUDINESCO,Élisabeth, La batalla de los cien años: historia del
psicoanálisis en Francia
, Madrid, Fundamentos, 1993, traducción
de Ana Elena Guyer e Ignacio Gárate.
-, Jacques Lacan (Esbozo de una vida, historia de un sistema de
pensamiento)
, Barcelona, Anagrama, 1995, traducción de
Tomás Segovia.
-, El paciente, el terapeuta y el estado, Buenos Aires, Siglo XXI,
2005, traducción de Sara Vassallo.
ROUSSEAUJ,ean-Jacques, Las confesiones, Madrid, Alianza, 2007,
traducción de Mauro Armiño.
SADE,marqués de, Los crímenes del amm; Madrid, Akal, 1981,
traducción de Mauro Armiño.
-, La filosofla en el tocador, Barcelona, Tusquets, 2002, traducción
de Ricardo Pochtar.
-, La nueva Justine o las desgracias de la virtud seguida de La historia
de Juliette, Madrid, Valdemar, 2003, traducción de
Mauro Armiño.
-, Las 120 jornadas de Sodoma, Barcelona, Tusquets, 2006, traducción
de Joaquín Jordá.
SERENY,Gitta, En aquellas tinieblas, Madrid, Unión, 1978, traducción
de César Armando Gómez Martínez.
SINGER,Peter, Liberación animal Madrid, Trotta, 1999.
SÓFOCLES,Áyax, Antígona, Edipo rey, Electra Edipo en Colono,
Madrid, Gredos, 2000, traducción de Assela Alamillo Sanz.
STANLEY, Milgram, Obediencia a la autoridad: un punto de vista
experimental
Bilbao, Desclée de Brower, 1984, traducción
de Javier Goitia.
STOKER,Bram, Drácula, Madrid, Anaya, 2005, traducción de
Enrique Flores.
SÚSKIND,Patrick, El pe1ume: historia de un asesino, Barcelona,
Seix Barral, 2002, traducción de Pilar Giralt Gorina.
TARDIEU,Ambrosio, Estudio médicojorense de los atentados contra
la honestidad
, Madrid, Imprenta Médica de Manuel Álvarez,
1863, traducción de Nemesio López Bustamante y
Juan de Querejazu y Hartzenbusch.
TOURNIER,Michel, Gilles y Juana, Madrid, Alfaguara, 1989,
traducción de Jacqueline y Rafael Conte.
VANDERMEERSCHPa, trick, Carne de la pasión: flagelantes y disciplinantes,
Madrid, Trotta, 2004, traducción de José Francisco
Domínguez Garda.
VIDAL-NAQUET,Pierre, Los asesinos de la memoria, México, Siglo
XXI, 1994.
WILDE,Oscar, El retrato de Dorian Gray, Madrid, Alianza, 2001,
traducción de José Luis López Muñoz.
YOVEL,Yirmiyahu, Spinoza, el marrano de la razón, Madrid,
Alianza, 2001, traducción de Marcelo Cohen.