dimarts, 6 d’octubre de 2009

El sitio de Barcelona en 1714


Fuente: http://www.historiang.com/articulo.jsp?id=1468378
















Abril de 1713

Se firma el tratado de Utrecht, por el que se pone fin a la guerra de Sucesión en Europa.

Julio de 1713

Las tropas de Felipe V, al mando del duque de Pópuli, llegan frente a las murallas de Barcelona.

Agosto de 1713

Parten de Cataluña las últimas tropas aliadas. Barclona debe conducir la resistencia en solitario.

Mayo de 1714

El ejército borbónico, dirigido por el duque de Berwick, inicia los bombardeos sobre Barcelona.

Agosto de 1714

Las tropas sitiadoras abren brechas en las murallas de Barcelona y emprenden los primeros asaltos masivos de infantería.

11 de septiembre de 1714

A las cuatro y media de la mañana del día 11 de septiembre, el ejército borbónico emprende el asalto final, contra el baluarte de Santa Eulàlia y el Portal Nou. Tras diez horas de lucha encarnizada, las autoridades catalanas deciden capitular ante Berwick.


El 11 de septiembre de 1714 Barcelona cayó ante las tropas de Felipe V, después de
un sitio mortífero, que había durado más de un año. Terminaba así la guerra de
Sucesión, que dio el trono de España a los Borbones.



El 11 de septiembre de 1714 Barcelona cayó en manos de las tropas borbónicas, comandadas por el duque de Berwick. Esta fecha también se recuerda por la consiguiente abolición de las instituciones y libertades civiles catalanas, frente al despotismo
de la nueva dinastía borbónica. Así se puso fin en la Península a la guerra de Sucesión española. 



El conflicto se originó a raíz del testamento de Carlos II, el último rey Habsburgo de España.
Careciendo de descendencia, Carlos II designó como heredero a un nieto de Luis XIV, Felipe de Anjou, lo que provocó los recelos de todos aquellos países que temían una hegemonía excesiva de Francia, que, prácticamente, heredaba las posesiones españolas en Europa y América. 



En 1702, una coalición integrada por Austria, Inglaterra y Holanda declaró la guerra a Francia y España, con el fin de coronar en España al archiduque Carlos de Austria, segundo hijo del emperador Leopoldo I. La Alianza — como se denominó a la coalición— buscó abrir un frente en la península ibérica, primero en Andalucía (1702) y luego en Barcelona (1704), pero resultó un fracaso desde el punto de vista estratégico. 


Tras la proclamación de Felipe de Anjou, los catalanes consideraron que hubiera sido preceptivo convocar Cortes para escoger al sucesor de la corona. Finalmente,
reconocieron al monarca como legítimo, pero la represión llevada a cabo por el virrey de Cataluña con motivo del desembarco austracista de 1704 había encrespado los ánimos.




Por otro lado, los ingleses habían llegado a un acuerdo con varios disidentes catalanes para facilitar el desembarco de tropas en Cataluña a cambio del compromiso de garantizar las
libertades catalanas aunque el proyecto fracasara. Así, en el verano de 1705 el archiduque Carlos desembarcó frente a Barcelona y consiguió hacerse con la ciudad. Las Cortes de Barcelona abandonaron la obediencia a Felipe V y proclamaron al archiduque Carlos como rey legítimo de España,con el nombre de Carlos III. 



Pero Felipe V salió victorioso en la batalla de Almansa (25 de abril de 1707) y promulgó los primeros decretos de Nueva Planta, que acabaron con las libertades de Valencia y
Aragón.
 



En 1712, Inglaterra abandonó a sus súbditos catalanes y retiró sus tropas incumpliendo la promesa de defender las libertades de Cataluña. Tras la firma del tratado de Utrecht 
también se retiraron el resto de las potencias aliadas. 



En el mes de julio de 1713 las tropas borbónicas ya habían puesto sitio a  Barcelona. La ciudad sufrió un bombardeo despiadado, que destruyó centenares de casas y obligó a los habitantes a cobijarse en las iglesias. Cuando se produjo el asalto final cayeron heridos los dos principales líderes catalanes, Rafael de Casanovas y Antoni Villarroel. La ciudad aceptó finalmente rendirse.





ENLACES