dissabte, 3 d’octubre de 2009

Lutero




En 1517 un humilde monje alemán levantaba su voz contra la corrupción de la Iglesia. En la turbulenta Europa del Renacimiento, su gesto arrastraría al pueblo llano y a los poderosos en la búsqueda de una nueva fe.

Hereje para algunos y para otros héroe, lo que es seguro es que Martin Lutero cambió para siempre el rumbo de la cristiandad. Nacido en Eisleben en 1483, su padre –campesino enriquecido en el negocio de las minas– quiso para él una buena educación en el mundo de las leyes. Martin acabó por rechazar esos planes para ingresar en 1505 en el monasterio agustino de Erfurt. A pesar de su sincera devoción y obediencia, sentía constantemente la amenaza del infierno y dudaba de su salvación. Cinco años más tarde, coincidiendo con una visita a Roma, quedó convencido de la necesidad de una verdadera reforma de la Iglesia. Su superior le envió a la universidad de Wittemberg, donde se doctoró en teología en 1512. La lectura de la Biblia acercó a Lutero a las palabras del apóstol Pablo: «el justo por la fe vivirá», a la vez que se rebelaba contra el método escolástico de estudio para optar por un acercamiento directo a las Escrituras.
Lutero dio el paso definitivo a finales de octubre de 1517, al fijar en las puertas de la iglesia de Wittemberg sus 95 tesis. El problema de las indulgencias —que permitían la posibilidad de obtener el perdón de los pecados a cambio de grandes sumas de dinero– era uno de los motivos que más habían enfurecido al monje. Aunque en un principio la Iglesia de Roma dio poca importancia a su gesto, sus escritos se difundieron y se aceptaron con rapidez, lo que forzó al Papa a condenar sus doctrinas en 1520. La reacción de Lutero no se hizo esperar: quemó públicamente la bula condenatoria. En enero de 1521 quedaba excomulgado.
La imprenta, el uso de la lengua vulgar y el favor de Federico de Sajonia —encargado de protegerlo secretamente en el castillo de Wittemberg– contribuyeron a que sus ideas se difundieran por toda Europa. Sus panfletos corrían de mano en mano y las ventas de libros hasta 1525 fueron siempre en aumento. A partir de aquel año la situación de Lutero y Alemania también sufrirían algunos cambios. El matrimonio con la antigua monja Caterina Bora, su posicionamiento frente la guerra de los campesinos y la ruptura contra el humanismo y Erasmo de Rotterdam hicieron mella en su prestigio. Pero no cejó en su labor reformadora hasta su muerte en 1546.

 

 

1483

Martín Lutero nace en la ciudad turingia de Eisleben. Pasa su infancia en Mansfeld.

1505

A los 22 años entra en el monasterio de los agustinos de Erfurt, en Turingia.

1512

Obtiene el doctorado en teología en la Universidad de Wittenberg.

1517

Las 95 tesis contra las indulgencias marcan el origen de la Reforma luterana.

1521

En la Dieta de Worms se niega a retractarse, por lo que es excomulgado.